Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Encuentran con el Hubble un exoplaneta que se evapora rápidamente

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 14 DICIEMBRE, 2018 ·
14/12/2018 de Hubblesite / Astronomy and Astrophysics


Ilustración de artista de gas escapando de GJ 3470b. Crédito: NASA, ESA, and D. Player (STScI).

Estudiando exoplanetas que se hallan precariamente cerca de sus estrellas, los astrónomos han descubierto que hay muy pocos del tamaño de Neptuno que se encuentran a unos pocos millones de kilómetros de su estrella. Apodados “neptunos calientes” estos planetas tendrían atmósferas que se encontrarían a más de 927ºC (lo suficiente para fundir la plata).

Sin embargo, esta misteriosa deficiencia de neptunos calientes sugiere que estos planetas son raros, o que hubo muchos en el pasado pero han desaparecido. De hecho, la mayoría de los exoplanetas del tamaño de Neptuno conocidos son simplemente “templados” porque están en órbita a mayor distancia de su estrella.

Hasta ahora los astrónomos han descubierto dos neptunos templados que están perdiendo sus atmósferas. El hallazgo más reciente, un planeta designado como GJ 3470b, está perdiendo su atmósfera a un ritmo 100 veces mayor que el del neptuno templado en proceso de evaporación descubierto anteriormente, GJ 436b.

Estos descubrimientos refuerzan la idea de que la versión más caliente de estos mundos lejanos puede ser una clase transitoria de planetas cuyo destino final es el de convertirse en el tipo más común de exoplaneta conocido, los minineptunos, planetas con atmósferas dominadas fuertemente por el hidrógeno que son mayores que la Tierra pero menores que Neptuno. Eventualmente estos planetas podrían empequeñecer aún más y convertirse en supertierras, versiones más masivas, rocosas, de la Tierra.

[Noticia original]

Anuncios

Un exoplaneta hinchado como si fuera un globo

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 7 DICIEMBRE, 2018 ·
7/12/218 de Université de Genève / Science


Ilustración de artista del exoplaneta HAT-P-11b con su atmósfera de helio extendida que es arrastrada por la estrella, una enana naranja más pequeña pero más activa que el Sol. Crédito: Denis Bajram.

Investigadores de UNIGE han hallado helio en la atmósfera de un exoplaneta, inflado como un globo.

Aunque el helio es un elemento raro en la Tierra, está por todas partes en el Universo. Es, después del hidrógeno, el componente principal de estrellas y planetas gigantes gaseosos. A pesar de su abundancia, el helio fue detectado solo recientemente en la atmósfera de un planeta gigante gaseoso. Ahora, los mismos investigadores han observado con detalle, y por vez primera, cómo este gas escapa de la atmósfera caliente de un exoplaneta, literalmente hinchada con helio.

La alta resolución espectral del instrumento CARMENES, instalado en el telescopio de 3,5 metros de Calar Alto (Almería, España) permitió a los astrónomos observar la posición y velocidad de átomos de helio en la alta atmósfera de un exoplaneta gaseoso del tamaño de Neptuno, 4 veces mayor que la Tierra. Ubicado en la constelación del Cisne a 124 años-luz de nuestro hogar, HAT-P-11b es un “neptuno caliente” (¡a unos decentes 550º!), veinte veces más cercano a su estrella que la Tierra del Sol.

“Sospechábamos que esta proximidad con la estrella podría tener consecuencias en la atmósfera de este exoplaneta”, comenta Romain Allart (UNIGE). “Las nuevas observaciones son tan precisas que la atmósfera del exoplaneta está indudablemente inflada por la radiación estelar y escapa al espacio”, añade.

[Noticia original]

Una señal de helio revela que el exoplaneta WASP-69b tiene una cola como la de un cometa

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 7 DICIEMBRE, 2018 ·
7/12/2018 Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) / Science


Ilustración del exoplaneta gigante WASP-69b pasando por delante de su estrella anfitriona. Crédito: Gabriel Pérez Díaz, SMM (IAC).

Una investigación, liderada por científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), desvela que el exoplaneta gigante WASP-69b arrastra una cola parecida a la de un cometa, formada por partículas de helio que escapan de su campo gravitatorio propulsadas por la radiación ultravioleta de su estrella. Los resultados de este trabajo se publican hoy en la revista Science.

Para detectar la atmósfera del exoplaneta gigante WASP-69b se utilizó el instrumento CARMENES, instalado en el telescopio de 3,5 metros del Observatorio de Calar Alto (Almería). Este espectrógrafo cubre simultáneamente el rango de longitud de onda visible y el infrarrojo cercano con alta resolución espectral. Esto ha permitido revelar la composición de la atmósfera del exoplaneta y sacar conclusiones acerca de la velocidad de las partículas de helio que abandonan su campo gravitatorio y la longitud de la cola que producen.

El planeta fue observado durante un tránsito, momento en el que pasó frente a su estrella anfitriona. En este momento, parte de la luz estelar queda eclipsada por el planeta y su atmósfera. “Observamos entonces una mayor duración del tránsito y una mayor cantidad de luz estelar bloqueada en una región del espectro donde el gas helio está absorbiendo luz”, señaló Lisa Nortmann, investigadora del IAC y autora principal del artículo que publica hoy la revista Science. Y añadió: “La mayor duración de esa absorción nos permite inferir la presencia de una cola”.

Pero este no es el único resultado descrito en el artículo. Los autores también han analizado otros 4 planetas de forma parecida. Son los exoplanetas calientes HD 189733b y HD 209458b, que tienen una masa similar a la de Júpiter, el planeta gigante extremadamente caliente KELT-9b y el exoplaneta cálido GJ 436b, del tamaño de Neptuno. El análisis no muestra exosferas extensas de helio entorno a los últimos tres planetas, lo que desafía las predicciones teóricas previas. El Júpiter caliente HD 189733b, en cambio, sí revela una fuerte absorción de helio, aunque este no forma una cola sino una envoltura entorno al planeta.

[Noticia original]

La combinación de telescopios en tierra y en el espacio revela más de 100 exoplanetas

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 4 DICIEMBRE, 2018 ·
4/12/2018de NAOJ / The Astronomical Journal

Un equipo internacional de astrónomos ha anunciado el descubrimiento de más de 100 exoplanetas nuevos en solo tres meses, empleando una combinación de telescopios instalados en tierra y en el espacio. Estos planetas son bastante diversos y se espera que jueguen un importante papel en el desarrollo de los campos de investigación en exoplanetas y en la vida en el Universo.

Entre los nuevos descubrimientos hay dos docenas de planetas en sistemas con más de un planeta, 18 planetas con tamaño inferior a 2 veces el de la Tierra y varios planetas que completan una órbita alrededor de su estrella en menos de 24 horas.

El nuevo trabajo combina la fotometría de series temporales de la misión K2 de NASA con la medida precisa de las posiciones de estrellas en el cielo del satélite Gaia de ESA. Estos datos combinados permiten acotar las propiedades de las estrellas y de sus planetas y solo ha sido posible desde este año con la segunda publicación de datos de la misión Gaia.

[Noticia original]

Lo que pueden decirnos los campos magnéticos sobre la vida en otros planetas

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 22 NOVIEMBRE, 2018 ·
22/11/2018 de UC Berkeley / Nature Communications


Ilustración de artista de una supertierra en la zona habitable de una estrella más pequeña y fría que el Sol. Estos planetas tan grandes podrían tener océanos de magma que generan campos magnéticos capaces de proteger a la vida incipiente. Crédito: NASA Ames/JPL-Caltech/Tim Pyle.

Un nuevo análisis de un tipo particular de exoplaneta – supertierras con hasta cinco veces el tamaño de nuestro planeta- concluye que probablemente tenga campo magnético, pero generado de un modo totalmente nuevo, por los océanos de magma del planeta.

Este descubrimiento sorprendente de que la roca fundida revuelta lentamente en la superficie o debajo de ella puede generar un fuerte campo magnético también sugiere que la Tierra, en sus primeros años, cuando era mayormente una masa de roca fundida, también tenía un campo magnético generado por el magma. Esto además del campo actual, que es generado por el núcleo exterior de hierro líquido.

“Se trata de un nuevo régimen de generación de campos magnéticos planetarios”, comenta Burkhard Militzer (UC Berkeley). “Nuestro campo magnético de la Tierra es generado por el núcleo de hierro líquido exterior. En Júpiter aparece por la convección del hidrógeno metálico líquido. En Urano y Neptuno se asume que es generado en las capas de hielo. Ahora hemos añadido rocas fundidas a esta variada lista de materiales generadores de campo magnético”.

La relación entre el interior de un planeta y su campo magnético constituye un modo en el que los astrónomos pueden conocer la composición y edades de exoplanetas que están demasiado lejos para ser visitados. También tiene consecuencias para las posibilidades de encontrar vida. A medida que un océano de magma se enfría desde arriba, puede aparecer una superficie habitable mientras en el manto el magma sigue removiéndose.

[Noticia original]

Nuevos modelos climáticos de los siete misteriosos planetas de la estrella pequeña TRAPPIST-1

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 21 NOVIEMBRE, 2018 ·
21/11/2018 de University of Washington / The Astrophysical Journal


La pequeña estrella fría de tipo enana M llamada TRAPPIST-1 y sus siete mundos están representados en esta ilustración. Crédito: NASA.

No todas las estrellas son como el Sol, así que no todos los sistemas planetarios pueden estudiarse con las mismas expectativas. Una nueva investigación aporta modelos climáticos actualizados para los siete planetas que giran alrededor de la estrella TRAPPIST-1.

El trabajo también podría ayudar a los astrónomos a estudiar con más eficiencia los planetas que están alrededor de planetas que no se parecen a nuestro Sol y permitir un mejor uso de los recursos limitados y caros del futuro telescopio espacial James Webb, cuyo lanzamiento está previsto ahora para 2021.

El nuevo modelo indica que TRAPPIST-1 b, el más cercano a la estrella, es un mundo abrasador demasiado caliente incluso para que se formen las nubes de ácido sulfúrico que sí existen en Venus. Los planetas c y d reciben ligeramente más energía de su estrella que Venus y la Tierra del Sol y podrían ser como Venus, con una atmósfera densa e inhabitable. TRAPPIST-1 e es de los siete el que con mayor probabilidad puede albergar agua a la temperatura superficial y sería una elección excelente para estudios más detallados teniendo la habitabilidad en mente. Los planetas exteriores f,g y h podrían ser como Venus o estar congelados, dependiendo de la cantidad de agua que se formó en ellos durante su evolución.

[Noticia original]

Perfeccionan la tecnología que un día buscará señales de vida en exoplanetas

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 21 NOVIEMBRE, 2018 ·
21/11/2018 de Caltech / The Astronomical Journal


Representación artística del exoplaneta HR 8799 c. Crédito: W. M. Keck Observatory/Adam Makarenko.

Un equipo de astrónomos ha recogido algunos de los mejores datos hasta la fecha acerca de la composición de un planeta conocido como HR 8799 c, un joven planeta gigante de gas con una siete veces la masa de Júpiter que gira alrededor de su estrella cada 200 años.

Los investigadores han empleado instrumentación sofisticada del observatorio W.M. Keck para confirmar la existencia de agua en la atmósfera del planeta así como la ausencia de metano. Aunque otros investigadores habían realizado medidas similares de este planeta, los nuevos datos, más robustos, demuestran el poder de combinar espectroscopía de alta resolución con una técnica conocida como óptica adaptativa, que corrige el efecto de emborronamiento de la atmósfera de la Tierra.

“Este tipo de tecnología es exactamente lo que queremos utilizar en el futuro para buscar señales de vida en un planeta que sea similar a la Tierra. No hemos llegado todavía a ello, pero estamos avanzando”, explica Dimitri Mawet (Caltech).

[Noticia original]