Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Detectan la atmósfera hirviendo del exoplaneta más caliente conocido

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 3 JULIO, 2018 ·
3/7/2018 de Max Planck Institute for Astronomy / Nature Astronomy


Ilustración de artista de la estrella anfitriona KELT-9 y su planeta KELT-9b, un júpiter caliente. Crédito: MPIA.

Los astrónomos han descubierto que la atmósfera del exoplaneta más caliente que se conoce, el júpiter caliente KELT-9b se está “evaporando por ebullición” y el gas que escapa está siendo capturado por la estrella anfitriona. Empleando el instrumento CARMENES del observatorio de Calar Alto (Almería, España) Fei Yan y Thomas Henning (Instituto Max Planck de Astronomía) fueron capaces de detectar la atmósfera de hidrógeno escapando del planeta. Sus observaciones indican una envoltura de hidrógeno extensa que está siendo arrastrada hacia la estrella anfitriona.

Según todas las definiciones KELT-9b es un exoplaneta infernal. Debido a su proximidad a una estrella anfitriona extremadamente caliente ( a 10 000 K, mientras que la temperatura superficial del Sol es de 5800 K), el propio planeta es el más caliente que se haya descubierto, a 4600 K (4300ºC) en su lado diurno, ¡más caliente que muchas estrellas!

Ahora Fei Yan y Thomas Henning han detectado la extensa atmósfera del planeta, demostrando que la estrella no solo está calentando la atmósfera de hidrógeno del planeta sino que además utiliza su gravedad para atraer el gas hacia sí misma, a un ritmo de más de 100 000 toneladas de hidrógeno por segundo.

[Noticia original]

Anuncios

El VLT de ESO capta la primera imagen confirmada de un planeta recién nacido

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 3 JULIO, 2018 ·
3/7/2018 de ESO/ Astronomy and Astrophysics


Esta espectacular imagen captada por el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, es la primera imagen clara de un planeta en plena formación alrededor de la estrella enana PDS 70. El planeta se distingue claramente como un punto brillante a la derecha del centro de la imagen, que está oscurecida por la máscara del coronógrafo utilizada para bloquear la luz cegadora de la estrella central. Crédito: ESO/A. Müller et al.

Un equipo de astrónomos, liderado por un grupo del Instituto Max Planck de Astronomía, en Heidelberg (Alemania), ha captado una espectacular instantánea de formación planetaria alrededor de la joven estrella enana PDS 70. Utilizando el instrumento SPHERE, instalado en el VLT (Very Large Telescope) de ESO —uno de los instrumentos de búsqueda de planetas más potente del momento—, el equipo internacional ha realizado la primera detección firme de un planeta joven, llamado PDS 70b, hendiendo un camino a través del material que rodea a la joven estrella (y a partir del cual se forman planetas).

El instrumento SPHERE también permitió al equipo medir el brillo del planeta en diferentes longitudes de onda, lo que, a su vez, permite deducir las propiedades de su atmósfera.

El planeta destaca claramente en las nuevas observaciones, visible como un punto brillante a la derecha del centro ennegrecido de la imagen. Se encuentra aproximadamente a 3.000 millones de kilómetros de la estrella central, lo cual equivale a la distancia entre Urano y el Sol. El análisis muestra que PDS 70b es un planeta gaseoso gigante con una masa unas cuantas veces la de Júpiter. La superficie del planeta tiene una temperatura de aproximadamente 1000° C, mucho más caliente que cualquier planeta de nuestro Sistema Solar.

La región oscura en el centro de la imagen se debe al uso de un coronógrafo, una máscara que bloquea la luz cegadora de la estrella central y permite a los astrónomos detectar a sus compañeros planetarios del disco, mucho más tenues. Sin esta máscara, la débil luz del planeta sería totalmente superada por el intenso brillo de PDS 70.

“Estos discos alrededor de estrellas jóvenes son los lugares en los que nacen los planetas, pero hasta ahora sólo un puñado de observaciones han detectado indicios de planetas bebé en ellos”, explica Miriam Keppler, que lidera el equipo detrás del descubrimiento del planeta PDS 70, aún en formación. “El problema es que, hasta ahora, la mayoría de estos candidatos a planeta podrían ser solo fenómenos en el disco”.

[Noticia original]

Exoplanetas del tipo “mundos de agua” habitables

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 2 JULIO, 2018 ·
2/7/2018 de Phys.org / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society


Ilustración de artista de un posible mundo de agua: un exoplaneta del tamaño de la Tierra cubierto completamente por agua, basado en el ejemplo del sistema binario de estrellas de Kepler-35A. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Actualmente existen unos 50 exoplanetas cuyos diámetros van del tamaño de Marte a varias veces el de la Tierra y que también residen en la zona habitable de sus estrellas (la distancia orbital a la que las temperaturas en su superficie permiten la existencia de agua líquida. Esos exoplanetas son actualmente nuestros mejores candidatos para albergar vida.

Sin embargo, cuando un exoplaneta en la zona habitable tiene decenas del porcentaje de masa total en forma de agua, se trata de un “mundo de agua”. Algunos científicos han argumentado que los mundos de agua son lugares poco probables para la vida. Carecen de la superficie terrestre que controla el ciclo de carbonatos-silicatos, un proceso por el que el gas dióxido de carbono, que se cree esencial para mantener temperaturas superficiales acogedoras, está en equilibrio entre la atmósfera y el interior del planeta.

Ahora dos investigadores del CfA han analizado los mecanismos físicos y geológicos de los mundos de agua. Han descubierto que cuando la presión atmosférica del dióxido de carbono es suficientemente alta, el hielo del mar puede enriquecerse en sustancias químicas además de agua y hundirse produciendo una corriente planetaria que en efecto reequilibra la presión del gas de un modo aproximadamente análogo al ciclo de carbonatos-silicatos.

Para que este efecto funcione, los científicos han determinado que el planeta necesita girar unas tres veces más rápido que la Tierra; esto permite el desarrollo de un casquete de hielo polar y produce un gradiente de temperatura en el océano que ayuda a mantener el mecanismo. Además este gradiente de temperatura ayudará a los ciclos de congelación-deshielo necesarios para la evolución de vida en mundos de agua, según las restricciones impuestas por la química prebiótica.

[Noticia original]

Más pruebas de que los planetas similares a la Tierra se parecen realmente a la Tierra

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 29 JUNIO, 2018 ·
29/6/2018 de Georgia Tech / The Astronomical Journal


Ilustración de artista de Kepler-62f. Crédito: NASA Ames/JPL-Caltech/T. Pyle.

Un nuevo estudio del Instituto de Tecnología de Georgia proporciona nuevas pruebas que indican que un exoplaneta que se encuentra a 500 años-luz de la Tierra es muy parecido a ésta.

Kepler-186f es el primer planeta del tamaño de la Tierra identificado fuera de nuestro sistema solar que se encuentra en órbita alrededor de una estrella en la zona habitable. Esto significa que se halla a la distancia adecuada de su estrella anfitriona para que el agua líquida se acumule en la superficie.

El estudio empleó simulaciones para analizar e identificar la dinámica del eje de giro del exoplaneta. Esta dinámica determina lo mucho que un planeta inclina su eje y cómo evoluciona con el tiempo esa inclinación. La inclinación axial contribuye a las estaciones y al clima porque afecta al modo en que la luz solar irradia la superficie del planeta.

Los investigadores sugieren que la inclinación axial de Kepler-186f es muy estable, muy parecida a la de la Tierra, haciendo probable que posea estaciones regulares y un clima estable. El equipo de Georgia Tech considera que lo mismo ocurre con Kepler-62f, un planeta del tamaño de una supertierra en órbita alrededor de una estrella a 1200 años-luz de distancia de nosotros.

[Noticia original]

NASA utiliza la Tierra como laboratorio para el estudio de mundos lejanos

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 29 JUNIO, 2018 ·
29/6/2018 de JPL / The Astrophysical Journal


Esta ilustración muestra una imagen en color realzado de la Tierra (arriba) tomada por el instrumento EPIC. EPIC observa el planeta en 10 bandas de longitudes de onda, mostradas aquí como 10 imágenes en color representativo (centro). En un nuevo estudio los datos de cada banda de longitud de onda de EPIC son promediados a un solo valor de brillo, el equivalente a tomar una imagen de un solo pixel (abajo). Esto permitió a los autores del estudio simular las observaciones de un exoplaneta distante. Crédito: NASA/NOAA/JPL-Caltech

El estudio de exoplanetas – planetas que no están en nuestro sistema solar – podría ayudar a los científicos a responder grandes preguntas acerca de nuestro lugar en el Universo y si existe vida fuera de la Tierra. Pero estos mundos lejanos son extremadamente débiles y es difícil tomar imágenes directas de ellos. Un nuevo estudio utiliza la Tierra como sustituto de un exoplaneta y demuestra que incluso con muy poca luz – tan poca como un pixel – es todavía posible medir características clave de mundos lejanos.

El nuevo trabajo utiliza datos del instrumento EPIC de NASA que se encuentra en el satélite DSCOVR. DSCOVR gira alrededor del Sol en el punto de Lagrange 1, una órbita específica que proporciona a EPIC una vista constante de la cara iluminada por el Sol de nuestro planeta. EPIC ha observado de forma continua la Tierra desde junio de 2015, produciendo mapas de la superficie en múltiples longitudes de onda, contribuyendo a estudios del clima y la meteorología.

El instrumento EPIC capta la luz reflejada por la Tierra en 10 longitudes de onda diferentes, o colores. Así que cada vez que EPIC “toma una foto” de la Tierra en realidad capta 10 imágenes. El estudio nuevo promedia cada imagen a un solo valor de brillo, el equivalente a una imagen de un solo pixel en cada longitud de onda. Una sola instantánea de un pixel del planeta proporcionaría muy poca información sobre la superficie. Pero en esta investigación, los científicos analizaron un conjunto de datos que contienen imágenes de un solo pixel tomadas múltiples veces al día, en 10 longitudes de onda, durante mucho tiempo. A pesar del hecho de que el planeta entero ha sido reducido a un solo punto de luz, los autores fueron capaces de identificar nubes de agua en la atmósfera y medir la velocidad de rotación del planeta (la duración de su día). Los investigadores demuestran que la misma información podría obtenerse a partir de observaciones de un solo pixel de exoplanetas.

[Noticia original]

La formación de planetas empieza antes de que la estrella alcance su madurez

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 27 JUNIO, 2018 ·
27/6/2018 de Astronomie.nl / Nature Astronomy


Imagen de la estrella en proceso de formación TMC1A. El rojo marca áreas con muchas partículas de polvo. El verde y el azul señalan dos tipos de monóxido de carbono. La ausencia de monóxido de carbono verde/azul en la región interior indica que las partículas de polvo del joven disco protoplanetario han crecido, pasando de tener menos de una milésima de milímetro a un milímetro. Crédito: Jørgensen/Harsono/ESASky/ESAC [CC-BY-SA 3.0].

Un equipo europeo de astrónomos ha descubierto que las partículas de polvo que rodean una estrella empiezan a coagular antes de que la estrella haya acabado de formarse. El crecimiento de las partículas de polvo es el primer paso en la formación de planetas.
Los investigadores han observado con los radiotelescopios de ALMA la estrella TMC1A, que todavía se encuentra en proceso de formación y que se halla en la constelación de Tauro.

Los astrónomos detectaron una sorprendente ausencia de radiación producida por monóxido de carbono en un área con forma de disco cercana a la estrella. Sospechaban que la radiación estaba siendo bloqueada por grandes partículas de polvo. Utilizando modelos numéricos pudieron demostrar que, efectivamente, las partículas de polvo del joven disco protoplanetario han crecido en tamaño probablemente, pasando de milésimas de milímetro a un milímetro.

El investigador principal Daniel Harsono (Universidad de Leiden) lo explica: “Los resultados indican que los planetas empiezan ya a formarse mientras la estrella se encuentra en desarrollo. Las estrella sólo tiene entre la mitad y tres cuartas partes de su masa final. Esto es nuevo”.

[Noticia original]

NASA pregunta: ¿reconoceremos la vida cuando la veamos?

POR AMELIA ORTIZ · PUBLICADA 26 JUNIO, 2018 ·
26/6/2018 de JPL / Astrobiology


Esta imagen es una ilustración de artista del aspecto que tendría la vida en la superficie de un planeta lejano. Crédito: NASA.

En la última década hemos descubierto miles de planetas fuera de nuestro Sistema Solar y hemos aprendido que los mundos rocosos y templados son numerosos en nuestra galaxia. El próximo paso incluirá preguntas aún mayores. ¿Podría alguno de esos planetas albergar vida? Y si es así, ¿seríamos capaces de reconocer la vida en otros lugares si la viéramos?

En una serie de cinco artículos publicados la semana pasada, científicos del proyecto NExSS de NASA realizan un inventario de las señales más prometedoras de la vida, las llamadas biofirmas. Reflexionan acerca de cómo interpretar la presencia de biofirmas si las detectáramos en mundos lejanos.

Los científicos piensan que el oxígeno (el gas producido por organismos fotosintéticos en la Tierra) sigue siendo la biofirma más prometedora de vida en otros lugares, aunque no la asegura completamente. Al revés, un planeta en el que no existan niveles detectables de oxígeno podría estar vivo; de hecho, ésa era la situación de la Tierra antes de que se produjera la acumulación global de oxígeno en la atmósfera.

En lugar de medir una serie de características, los científicos de NExSS argumentan que deberíamos de buscar una serie de rasgos. Un planeta debe de demostrar por sí mismo que es capaz de albergar vida a través de estas cualidades. Los investigadores de NExSS crearán un sistema que permita cuantificar la probabilidad de que un planeta tenga vida, basándose en todos los datos disponibles. Con la observación de muchos planetas, los científicos pueden empezar a clasificarlos ampliamente en “mundos vivos” que muestren características comunes de vida, en contraposición a los “mundos no vivos”.

[Noticia original]