Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

TESS presenta un panorama del firmamento austral

7/11/2019 de NASA

El resplandor de la Vía Láctea (nuestra galaxia vista de canto) dibuja un arco sobre un mar de estrellas en un nuevo mosaico del firmamento austral producido a partir de un año de observaciones con el satélite de búsqueda de planetas en tránsitos TESS (NASA). Construido a partir de 208 imágenes tomadas durante el primer año de operaciones científicas de la misión y completado el pasado 18 de julio, el panorama revela tanto la belleza del paisaje cósmico como el alcance de las cámaras de TESS.

Dentro de esta escena, TESS ha descubierto 29 exoplanetas, o mundos fuera de nuestro sistema solar, y más de 1000 candidatos a planeta que los astrónomos están investigando ahora.

TESS dividió el cielo del sur en 13 sectores y tomó imágenes de cada uno durante casi un mes usando cuatro cámaras. Las cámaras de TESS captan un sector completo del cielo cada 30 minutos como parte de su búsqueda de tránsitos de exoplanetas.

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

Observaciones por todo el mundo confirman la existencia de un exoplaneta cercano que actúa como lente gravitatoria

6/11/2019 de NAOJ / The Astronomical Journal


Diagrama que ilustra el fenómeno de microlente gravitatoria estudiado en esta investigación. Los puntos rojos indican sistemas de exoplanetas descubiertos anteriormente gracias a microlentes gravitatorias. Crédito: Universidad de Tokio.

Un equipo de investigadores ha utilizado telescopios de todo el mundo para confirmar y caracterizar un exoplaneta en órbita alrededor de una estrella cercana, por medio de un raro fenómeno conocido como microlente gravitatoria. El exoplaneta posee una masa similar a la de Neptuno pero está en órbita alrededor de una estrella más ligera (más fría) que el Sol, con un radio orbital similar al de la Tierra. Alrededor de estrellas frías, esta región orbital se cree que es el lugar de nacimiento de planetas gigantes de gas.

Los resultados de la investigación sugieren que los planetas del tamaño de Neptuno podrían ser comunes en esta región orbital. Y como el exoplaneta descubierto ahora está más cerca que otros exoplanetas descubiertos con el mismo método, se trata de un buen objetivo para realizar observaciones de seguimiento con telescopios grandes como el Telescopio Subaru.

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

La visión celeste más espectacular que no verás nunca

6/11/2019 de UC Riverside / The Astronomical Journal


Comparación entre la órbita excéntrica del planeta HR 5183b y las órbitas más circulares de nuestro propio sistema solar. Crédito: W. M. Keck Observatory/Adam Makarenko.

Contrariamente a lo que se pensaba, un planeta gigante con una órbita extrema no descarta la presencia de un planeta como la Tierra en el mismo sistema solar o incluso la vida en ese planeta. Lo que es más, la vista desde un planeta como la Tierra a medida que ese vecino gigante pasa cerca de ella sería como nada de lo que es posible ver en nuestro propio firmamento, según una nueva investigación dirigida por Stephen Kane (UC Riverside).

La investigación ha sido llevada a cabo en un sistema planetario llamado HR 5183, que se halla a 103 años-luz de distancia, en la constelación de Virgo. Allí es donde fue descubierto un planeta gigante excéntrico este año. Ahora, Kane y la astrónoma Sarah Blunt (Caltech) han comprobado la estabilidad de un planeta como la Tierra en el sistema solar de HR 5183.

El equipo ha descubierto que el planeta terrestre, más pequeño, tiene mayores posibilidades de permanecer estable dentro de un área del sistema solar llamada la zona habitable, un región alrededor de la estrella suficientemente templada como para permitir la presencia de océanos de agua líquida en el planeta. El descubrimiento no sólo aumenta el número de lugares donde podría existir la vida en el sistema solar investigado en este estudio, sino que también incrementa el número de lugares en el Universo que podrían albergar vida como la que conocemos.

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

Unas simulaciones explican la existencia de exoplanetas gigantes con órbitas excéntricas y cercanas a sus estrellas

5/11/2019 de University of California Santa Cruz / The Astrophysical Journal Letters


Ilustración de artista de la colisión de dos planetas rocosos. De forma análoga, las colisiones de planetas gigantes de gas pueden conducir a la formación de planetas mayores de gas con órbitas cercanas a su estrella. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Mientras los sistemas planetarios evolucionan, la interacción gravitatoria entre los planetas puede lanzar algunos de ellos a órbitas elípticas excéntricas alrededor de su estrella anfitriona, o incluso expulsarlos el sistema por completo.

Los planetas más pequeños deberían de ser más susceptibles a esta dispersión gravitatoria, pero se ha observado muchos exoplanetas gigantes de gas con órbitas excéntricas muy diferentes de las órbitas aproximadamente circulares de los planetas de nuestro propio Sistema Solar.

Sorprendentemente, los planetas con las masas mayores tienden a ser aquéllos con las excentricidades más altas, incluso a pesar de que la inercia de una masa mayor debería de hacer más difícil moverla de su órbita inicial.

Los astrónomos de UC Santa Cruz han intentado explicar este fenómeno utilizando simulaciones por computadora. Los resultados demuestran que “un planeta gigante no es dispersado hacia una órbita excéntrica tan fácilmente como un planeta más pequeño, pero si hay múltiples planetas gigantes cercanos a su estrella anfitriona, sus interacciones gravitatorias los dispersarán con una probabilidad mayor hacia órbitas excéntricas”, explica Renata Frelikh (UC Santa Cruz).

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

TESS revela un planeta improbable

4/11/2019 de Instituto de Astrofísica e Ciências do Espaço (IA3) / The Astrophysical Journal


Ilustración de artista de TESS en el espacio. Crédito: NASA/GSFC.

Empleando datos asterosísmicos del satélite TESS de NASA, un equipo internacional de astrónomos liderado por el investigador Tiago Campante (Instituto de Astrofísica e Ciências do Espaço, Portugal), ha estudiado las estrellas gigantes HD 212771 y HD 203949. Se trata de las primeras detecciones de oscilaciones en estrellas donde previamente se conocían exoplanetas en órbita.

Al determinar las propiedades físicas de ambas estrellas, como su masa, tamaño y edad, por medio de la astrosismología, los autores intentaron comprender cómo el planeta de HD 203949 evitó ser engullido durante la fase en que la envoltura de la estrella debió de expandirse mucho más allá de la órbita actual del planeta, durante su fase de gigante roja, algo que también ocurrirá con el Sol y la Tierra.

Realizando extensas simulaciones numéricas por computadora, los astrónomos piensan que las mareas entre la estrella y el planeta han acercado éste hacia el interior desde una órbita más amplia y lejana, colocándolo donde lo vemos hoy en día. “La solución a este dilema científico está escondido en el ‘simple hecho’ de que las estrellas y sus planetas no solo se forman sino que también evolucionan juntos. En este caso particular, el planeta consiguió evitar ser engullido”.

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

Incluso los exoplanetas “Ricitos de Oro” necesitan una estrella que se porte bien

4/11/2019 de Rice University / The Astrophysical Journal


Simulación del transporte de flujo magnético en una estrella, arriba. Abajo, líneas del campo magnético de la corona de la estrella que alcanzan el espacio interplanetario. Cortesía de Alexander Group.

Un exoplaneta puede parecer como el lugar perfecto para convertirlo en tu hogar, pero antes de que vayas, mira con cuidado su estrella. Astrofísicos de la Universidad Rice están haciendo eso precisamente, construyendo un modelo por computadora que ayude a juzgar cómo la propia atmósfera de la estrella influye sobre sus planetas, para lo bueno y lo malo.

Ajustando las condiciones de habitabilidad esperan refinar la búsqueda de planetas potencialmente habitables. Los astrónomos sospechan ahora que la mayoría de los miles de millones de estrellas del cielo poseen por lo menos un planeta. Hasta la fecha los observadores de la Tierra han detectado casi 4000 de ellos.

“Es imposible con la tecnología actual determinar si un planeta posee un campo magnético que lo proteja o no, así que este trabajo se centra en lo que se conoce como el campo magnético astrosférico (de la atmósfera de la estrella)”, explica Alison Farrish. “Esta es la extensión interplanetaria del campo magnético estelar con el que interactuará el planeta”.

De los principales sistemas planetarios que se están estudiando actualmente – Ross, Proxima y TRAPPIST – en todos ellos los planetas descubiertos en la zona habitable (o zona “Ricitos de Oro”) se encuentran en lugares no adecuados debido a los efectos del campo magnético de sus respectivas estrellas.

[Fuente] – POR AMELIA ORTIZ ·

http://www.123formbuilder.com/form-5101181/my-formulario-4