Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Archivo para la Categoría "Exoplanetas"

Un sistema con tres supertierras

Un sistema con tres supertierras

por Amelia Ortiz · Publicada 5 marzo, 2018 ·
5/3/2018 de Smithsonian Astrophysical Observatory / The Astronomical Journal


Ilustración de artista de un sistema exoplanetario, en este caso alrededor de la estrella HD7924,que alberga dos supertierras (objetos c y d en la imagen). Crédito: Karen Teramura & BJ Fulton, UH IfA.

Un equipo de astrónomos del Centro de Astrofísica (CfA) ha descubierto tres pequeños planetas en tránsito en órbita alrededor de la estrella GJ9827, que se ubica relativamente cerca de nosotros, a 100 años-luz. Los tres exoplanetas tienen radios de 1.6, 1.3 y 2.1 veces el radio de la Tierra, respectivamente. Todos ellos han sido clasificados como supertierras, es decir, planetas que son mayores que la Tierra pero más pequeños que Neptuno.

GJ9827 es una de las pocas estrellas que se sabe que alberga varios exoplanetas terrestres en tránsito cuya atmósfera puede ser estudiada. De hecho, los tres exoplanetas son particularmente interesantes porque dos de ellos poseen radios entre 1.5 y 2.0 veces el de la Tierra. En este intervalo de radios, la composición de los planetas se espera que cambie de rocosa a gaseosa; además, existen relativamente pocos candidatos de este tipo que puedan ser estudiados.

Estos planetas están en órbita muy cerca de la estrella, con periodos de 1.2, 3.6 y 6.2 días, respectivamente, lo que produce temperaturas bastante altas en ellos, que se estiman en 1172, 811 y 680 Kelvin.

[Fuente]

Anuncios

Encuentran dos patrones sorprendentes

Los planetas alrededor de otras estrellas son idénticos como gotas de agua

por Amelia Ortiz · Publicada 16 enero, 2018 ·
16/1/2018 de W.M. Keck Observatory / The Astronomical Journal


El sistema planetario de Kepler-11 (mostrado aquí en una ilustración de artista) es uno de los sistemas multiplanetarios estudiados por la Dra. Weiss y su equipo. Crédito: NASA/T. PYLE.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por Lauren Weiss (Universidad de Montreal) ha descubierto que los exoplanetas en órbita alrededor de una misma estrella tienden a tener tamaños similares y separaciones regulares entre sus órbitas. Este patrón podría sugerir que la mayoría de los sistemas planetarios ha tenido una historia de formación distinta de la de nuestro Sistema Solar.

Gracias en parte al telescopio Kepler de NASA, actualmente se conocen varios miles de exoplanetas. Esta gran muestra permite a los investigadores no solo estudiar sistemas individuales, sino también alcanzar conclusiones sobre los sistemas planetarios en general.

En un nuevo análisis, la Dra. Weiss y su equipo han estudiado 909 planetas pertenecientes a 355 sistemas con múltiples planetas. La mayoría están situados a entre 1000 y 4000 años-luz de la Tierra.

Empleando el análisis estadístico, los investigadores hallaron dos patrones sorprendentes. Encontraron que los exoplanetas tienen tendencia a tener los mismos tamaños que sus vecinos. Si un planeta es pequeño, el planeta siguiente alrededor de la misma estrella es muy probable que sea también pequeño, y si es grande, el próximo probablemente será grande. También han descubierto que los planetas en órbita alrededor de una misma estrella tienden a presentar un espaciado orbital regular.

Esto tiene consecuencias para las teorías de formación de sistemas planetarios, sugiriendo que la mayoría de los sistemas con estas características no ha sufrido ninguna perturbación desde su formación.

[Fuente]

Sobre la habitabilidad de los planetas rocosos

Una misión de Marte arroja luz sobre la habitabilidad de planetas lejanos

por Amelia Ortiz · Publicada 15 diciembre, 2017 ·
15/12/2017 de JPL

Esta ilustración muestra partículas cargadas producidas por una tormenta solar arrancando partículas con carga eléctrica de la atmósfera de Marte, uno de los procesos de pérdida de atmósfera marciana estudiados por la misión MAVEN. A diferencia de la Tierra, Marte carece de un campo magnético global que podría desviar las partículas cargadas que emanan del Sol. Crédito: NASA/GSFC.

¿Durante cuánto tiempo podría un planeta rocoso como Marte ser habitable si estuviese en órbita alrededor de una estrella enana roja? Es una pregunta compleja que la misión MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) de NASA puede ayudar a responder.

“La misión MAVEN nos indica que Marte pierde cantidades sustanciales de su atmósfera con el paso del tiempo cambiando la habitabilidad del planeta”, explica David Brain (Universidad de Colorado). “Podemos utilizar Marte, un planeta del que sabemos mucho, como laboratorio para estudiar planetas rocosos fuera de nuestro Sistema Solar, sobre los que no sabemos todavía demasiado”.

MAVEN transporta un conjunto de instrumentos que ha estado midiendo la pérdida de atmósfera en Marte desde noviembre de 2014. Los estudios indican que la mayor parte se ha perdido en el espacio por una combinación de procesos químicos y físicos. Los instrumentos de la nave espacial fueron elegidos para determinar cuánto contribuye cada proceso a la pérdida total.

Ahora Brain y sus colaboradores están aplicando los resultados de MAVEN al caso de un hipotético planeta como Marte en órbita alrededor de alguna estrella de tipo M, o enana roja, la clase más común de estrellas en nuestra galaxia. Sus estimaciones sugieren que si el planeta se hallase en el límite de la zona habitable de una estrella de tipo M tranquila en lugar de nuestro Sol, el periodo de habitabilidad del planeta se vería reducido en un factor entre 5 y 20. Para una estrella de tipo M cuya actividad se ve amplifica como la de un diablo de Tasmania, el periodo habitable podría verse reducido en un factor 1000, reduciéndolo a un abrir y cerrar de ojos hablando en escalas geológicas. Las tormentas solares podrían destruir solas el planeta con explosiones de radiación miles de veces más intensas que la actividad normal de nuestro Sol.

[Fuente]

Los marcadores de vida de los exoplanateas cercanos

Los marcadores de vida en los exoplanetas más cercanos podrían estar escondidos en una trampa ecuatorial

por Amelia Ortiz · Publicada 30 noviembre, 2017 ·
30/11/2017 de Royal Astronomical Society / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society


La atmósfera de la Tierra posee un “cinturón transportador” formado por flujos de aire que mueven el ozono desde las áreas de producción principal cerca del ecuador hacia los polos. Este mecanismo es importante en la creación de la capa de ozono global de la Tierra. Crédito: L. Carone / Departamento gráfico del MPIA.

Simulaciones nuevas muestran que la búsqueda de vida en otros planetas podría ser más difícil de lo que se ha asumido hasta ahora. El estudio indica que patrones de flujos de aire inusuales podrían esconder componentes atmosféricos a las observaciones con telescopios, lo que tendría consecuencias directas sobre la formulación de una estrategia óptima para la búsqueda de vida (productora de oxígeno) como bacterias o plantas en exoplanetas.

Las esperanzas actuales de detectar vida en planetas fuera de nuestro Sistema Solar se apoyan en el examen de la atmósfera del planeta y en identificar los componentes químicos que podrían ser producidos por seres vivos. El ozono (una variedad del oxígeno) es una de esas moléculas y se la considera como uno de los posibles marcadores que nos permitirían detectar vida en otro planeta lejano.

Pero ahora investigadores dirigidos por Ludmila Carone (Instituto Max Planck de Astronomía) han descubierto que estos marcadores podrían estar mejor escondidos de lo que se pensaba. Carone y su equipo estudiaron algunos de los exoplanetas más cercanos que tienen la posibilidad de ser como la Tierra: Proxima b, que se halla en órbita alrededor de la estrella más cercana a nuestro Sol, Proxima Centauri, y el más prometedor de la familia de planetas de TRAPPIST-1, TRAPPIST-1d.

Se trata de planetas que completan su órbita alrededor de la estrella en 25 días o menos y que como efecto secundario tienen un hemisferio dirigido permanentemente hacia la estrella y el otro siempre mirando en dirección contraria. Al crear modelos del flujo de aire en las atmósferas de esos planetas, Carone y sus colaboradores descubrieron que esta división inusual entre el día y la noche puede tener un efecto marcado en la distribución del ozono en la atmósfera: al menos en el caso de estos planetas, el flujo de aire principal podría ir desde los polos hacia el ecuador, atrapando de manera sistemática el ozono en la región ecuatorial.

“La ausencia de trazas de ozono en las observaciones futuras no tiene que ser necesariamente por la no presencia de oxígeno. Podría encontrarse en lugares diferentes a los sitios en que lo encontramos en la Tierra, o podría estar muy bien escondido”, comenta Carone.

[Fuente]

Nieva óxido de titanio en un exoplaneta

Un exoplaneta donde nieva protector solar

por Amelia Ortiz · Publicada 27 octubre, 2017 ·
27/10/2017 de Hubblesite / The Astronomical Journal


Esta ilustración muestra el abrasador planeta Kepler-13Ab, que se encuentra en órbita muy cerca de su estrella, Kepler-13A. Al fondo se ve la compañera binaria de la estrella, Kepler-13B, y la tercera miembro del sistema estelar múltiple, la enana naranja Kepler-13C. Crédito: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI).

Un equipo de astrónomos ha descubierto un planeta abrasador en el que “nieva” protector solar. El problema es que la precipitación de protector solar (óxido de titanio) sólo se produce en la cara del planeta que se encuentra bajo una noche permanente. Los astrónomos sugieren que hay vientos potentes que transportan el óxido de titanio a la cara nocturna que está más fría, donde condensa en copos cristalinos, forma nubes y se precipita en forma de nieve. La fuerte gravedad superficial de Kepler-13Ab (seis veces mayor que la de Júpiter) atrae a la nieve de óxido de titanio bajándola desde la alta atmósfera y atrapándola en la baja atmósfera.

Los astrónomos no buscaban específicamente óxido de titanio. Habían observado que la atmósfera del planeta es más fría a grandes alturas, contrariamente a lo esperado. Esto condujo a los investigadores a concluir que una clase gaseosa de óxido de titanio que absorbe la luz, encontrada habitualmente en este tipo de planetas gigantes de gas muy cercanos a su estrella, había sido eliminada de la atmósfera de la cara diurna.

Sin el gas de óxido de titanio que absorbe la luz de la estrella en la cara diurna la temperatura atmosférica se hace más fría al crecer la altura. Normalmente, el óxido de titanio en las atmósferas de estos jupiteres calientes absorbe la luz de la estrella y la vuelve a emitir en forma de calor, haciendo que la atmósfera se encuentre más caliente al crecer la altura.

Se trata de la primera vez que los astrónomos detectan este proceso de precipitación, denominado “trampa fría”, en un exoplaneta.

[Fuente]

Formación de océanos de magma

Formación de océanos de magma en exoplanetas

por Amelia Ortiz · Publicada 25 octubre, 2017 ·
25/10/2017 de Austrian Academy of Sciences / Nature Astronomy


Desarrollo de un océano de magma debido al calentamiento por inducción del manto del exoplaneta TRAPPIST-1c. Crédito: IWF/OeAW.

El calentamiento por inducción puede cambiar por completo la producción de energía de un exoplaneta e incluso fundir su interior. Un nuevo estudio explica cómo pueden formarse océanos de magma bajo la superficie de exoplanetas como resultado del calentamiento por inducción.

Cuando un material conductor está sumergido en un campo magnético variable se produce una corriente eléctrica en el interior de ese cuerpo por un proceso llamado inducción electromagnética. Si la corriente eléctrica es suficientemente fuerte, puede calentar el material a través del que fluye debido a su resistencia eléctrica. Este proceso, llamado calentamiento por inducción, es ampliamente utilizado en la industria para fundir materiales y en casa para cocinar utilizando placas de inducción.

Los astrónomos estudiaron estrellas de masa baja que muestran algunas características caóticas comparadas con nuestro Sol. Son mucho más pequeñas y menos brillantes que nuestra estrella. Algunas giran muy rápido y poseen campos magnéticos cientos de veces más potentes que el solar. Un buen ejemplo de estrella de masa baja es TRAPPIST-1, que alberga una familia de siete planetas rocosos cerca de ella, tres de los cuales pueden tener agua líquida en su superficie.

TRAPPIST-1 es una estrella con un potente campo magnético. Gira rápidamente, lo que hace que el campo magnético, que alcanza hasta las órbitas de los planetas, cambie también rápidamente. En estos casos se puede producir calentamiento por inducción en el interior de los planetas. Kristina Kislyakova (Austrian Academy of Sciences) y su equipo han calculado la energía producida en el interior de los planetas de TRAPPIST-1 debido al calentamiento por inducción. “Hemos demostrado que para algunos de los planetas el calentamiento es suficientemente intenso como para producir una actividad volcánica enorme o incluso conducir a la formación de un océano de magma bajo la superficie planetaria”.

[Fuente]

Cielos con óxido de titanio

Un mundo infernal con cielos de titanio

por Amelia Ortiz · Publicada 14 septiembre, 2017 ·
14/9/2017 de ESO / Nature

Ilustración que muestra al exoplaneta WASP-19b, en cuya atmósfera los astrónomos detectaron óxido de titanio por primera vez. En cantidades lo suficientemente grandes, el óxido de titanio puede impedir que el calor entre o salga de una atmósfera, produciendo una inversión térmica: la temperatura es más alta en la atmósfera superior y más baja en la inferior, lo contrario de lo habitual. Crédito: ESO/M. Kornmesser.

Utilizando el Very Large Telescope de ESO, un equipo de astrónomos ha detectado, por primera vez, óxido de titanio en la atmósfera de un exoplaneta. Este descubrimiento alrededor del planeta WASP-19b, de tipo júpiter caliente, ha sido posible gracias a las capacidades del instrumento FORS2 y ha proporcionado información sobre la composición química y la estructura de temperatura y presión de la atmósfera de este mundo insólito y muy caliente.

Un equipo de astrónomos, dirigido por Elyar Sedaghati (un miembro de ESO recién graduado en la Universidad Técnica de Berlín), ha examinado, con un nivel de detalle sin precedentes, la atmósfera del exoplaneta WASP-19b. Este extraordinario planeta tiene aproximadamente la misma masa que Júpiter, pero está tan cerca de su estrella que completa una órbita en sólo 19 horas y se estima que su atmósfera tiene una temperatura de unos 2.000 grados centígrados.

Cuando WASP-19b pasa por delante de su estrella, parte de la luz de la estrella pasa a través de la atmósfera del planeta y deja huellas sutiles en la luz que finalmente llega a la Tierra. Utilizando el instrumento FORS2 del Very Large Telescope, el equipo fue capaz de analizar esta luz y deducir que la atmósfera contenía pequeñas cantidades de óxido de titanio, agua y trazas de sodio, junto con una niebla global que produce una fuerte dispersión dela luz.

Esta nueva información sobre la presencia de óxidos metálicos como el óxido de titanio y otras sustancias permitirá modelar mejor las atmósferas de los exoplanetas. Mirando hacia el futuro, una vez que los astrónomos puedan observar las atmósferas de planetas posiblemente habitables, los modelos mejorados les darán una idea más completa de cómo interpretar esas observaciones.

[Fuente]