Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Entradas etiquetadas como ‘WASP-12b’

Planeta negro como el carbón

El Hubble observa un planeta negro como el carbón

por Amelia Ortiz · Publicada 15 septiembre, 2017 ·
15/9/2017 de ESA Hubble

Ilustración de artista que muestra el planeta, negro como el carbón, WASP-12b.

Un equipo de astrónomos ha descubierto que el exoplaneta WASP-12b casi no refleja luz, lo que hace que tenga un aspecto negro como el carbón. Este descubrimiento arroja una nueva luz sobre la composición atmosférica del planeta y también rebate las hipótesis previas sobre la atmósfera de WASP-12b. Los resultados también contrastan radicalmente con las observaciones de otro exoplaneta de tamaño similar.

Los astrónomos midieron con el espectrógrafo de imagen STIS del telescopio espacial Hubble de NASA/ESA la cantidad de luz que refleja el exoplaneta WASP-12b – su albedo- para aprender más acerca de la composición de su atmósfera.

Los resultados fueron sorprendentes, según el autor principal, Taylor Bell (McGill University). El albedo medido en WASP-12b es de 0.064 como mucho. Se trata de un valor extremadamente bajo, ¡que convierte al planeta en más negro que el asfalto recién vertido!”. WASP-12b es dos veces menos reflectante que nuestra Luna, que posee un albedo de 0.12.

WASP-12b está en órbita alrededor de una estrella parecida al Sol, WASP-12, a unos 1400 años-luz de distancia de la Tierra. Es casi el doble de grande que Júpiter, el año dura poco más que un día en la Tierra y la temperatura en su cara diurna es de 2600ºC. Esta temperatura tan alta es la razón más probable de su bajo albedo. Es suficientemente alta como para romper las moléculas de hidrógeno en hidrógeno atómico, lo que hace que la atmósfera actúe como la atmósfera de una estrella de poca masa más que como una atmósfera planetaria. Esto produce el albedo bajo del exoplaneta.

Solo en otro júpiter caliente se han obtenido medidas espectroscópicas del albedo, HD 189733b. Este exoplaneta, por el contrario, refleja más luz hacia el extremo azul de espectro, lo que le conferiría un color azul oscuro y no negro como es el caso de WASP-12b.

[Fuente]

Anuncios

WASP-12b y su posible final ardiente

WASP-12b y su posible final ardiente

por Amelia Ortiz · Publicada 31 julio, 2017 ·
31/7/2017 de AAS NOVA / The Astronomical Journal

Ilustración de artista de WASP-12b, demostrando cómo su órbita muy próxima a la estrella puede producir que ésta arrastre su atmósfera superior y se la robe. Crédito: NASA/ESA/G. Bacon.

Los planetas como Júpiter que tienen órbitas cercanas a las de sus estrellas se ha predicho que caerán en espiral hacia ellas con un trágico final, pero hasta ahora nunca hemos observado ningún ejemplo de esto. ¿Podría WASP-12b proporcionar la primera prueba?

Desde el descubrimiento del primer Júpiter caliente hace más de 20 años, hemos estudiado varios de estos exoplanetas peculiares. A pesar de nuestras muchas observaciones, aún nos faltan por detectar dos fenómenos predichos para los jupiteres calientes debido a las largas escalas temporales necesarias para identificarlos: el deterioro de la órbita por fuerzas de marea y la precesión del periastro (cambio de la posición del punto de la órbita del planeta más cercano a la estrella).

WASP-12b posee un periodo orbital de 1.09 días, uno de los periodos más cortos observados en un planeta gigante. Ha sido monitorizado durante una década, lo que le convierte en un importante objetivo para el estudio de estos efectos a largo plazo.

Kishore Patra (Massachusetts Institute of Technology) y su equipo, realizando más observaciones del sistema y creando nuevos modelos de la órbita, han demostrado que ésta ciertamente cambia con el paso del tiempo. Las observaciones encajan con un modelo en el que la órbita del planeta se está degradando debido a fuerzas gravitatorias de marea, aunque no puede descartarse por completo un ciclo de precesión del periastro de 14 años. Los autores piensan que con unos pocos años más de observaciones será posible determinar cuál de los dos fenómenos está teniendo lugar.

[Fuente]