Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Archivo para la Categoría "Sin categoría"

Las estrellas rica en hierro albergan planetas

Las estrellas rica en hierro albergan planetas con periodos orbitales más cortos

por Amelia Ortiz ·
11/1/2018 de SDSS


Ilustración artística de cómo el contenido en hierro de una estrella puede influir sobre sus planetas. Una estrella normal (marcada en verde) es más probable que albergue un planeta de periodo más largo (órbita verde) mientras que una estrella rica en hierro (marcada en amarillo) es más probable que albergue un planeta de periodo más corto (órbita amarilla). Crédito: Dana Berry/SkyWorks Digital Inc.; colaboración SDSS.

Un equipo de astrónomos del proyecto de rastreo digital del cielo Sloan (Sloan Digital Sky Survey, SDSS) ha descubierto que la composición química de una estrella puede ejercer una influencia inesperada sobre su sistema planetario, un descubrimiento hecho posible gracias al rastreo SDSS de estrellas observadas por la nave espacial Kepler de NASA y que promete ampliar nuestros conocimientos sobre cómo se forman y evolucionan los planetas extrasolares.

Los investigadores han descubierto que la estrellas con las concentraciones más altas de hierro tienden a albergar planetas que están en órbita bastante cerca de ellas (a menudo con periodos orbitales de menos de ocho días) mientras que las estrellas con menos hierro tienden a albergar planetas con periodos más largos que se hallan más lejos de ellas.

Las investigaciones futuras de este efecto pueden ayudarnos a comprender toda la variedad de sistemas planetarios de nuestra Galaxia y arrojar luz acerca de por qué se encuentran los planetas en los lugares en que están.

[Fuente]

Anuncios

Nuevo método para detectar pequeños planetas

Un nuevo método para detectar planetas en el sistema de Alpha Centauri

por Amelia Ortiz · Publicada 19 diciembre, 2017 ·
19/12/2017 de Yale University / The Astronomical Journal


Representación artística de un hipotético planeta tipo Tierra en órbita en el sistema estelar de Alpha Centauri. Crédito: Michael S. Helfenbein.

Astrónomos de Yale han revisado el sistema estelar cercano Alpha Centauri y han encontrado modos nuevos para acotar la búsqueda de planetas habitables allí. Según un estudio, dirigido por la profesora Debra Fischer y la estudiante graduada Lily Zhao, puede haber planetas pequeños parecidos a la Tierra en Alpha Centauri que han pasado desapercibidos. Además el estudio descarta la existencia de varios planetas más grandes en el sistema que habían sido sugeridos por modelos anteriores.

“El Universo nos ha dicho que los tipos más comunes de planetas son los pequeños y nuestro estudio demuestra que esos son exactamente los que es más probable que se encuentren en órbita en Alpha Centauri A y B”, explica Fischer.

El sistema de Alpha Centauri está ubicado a 1.3 parsecs (40 billones de kilómetros) de la Tierra, lo que le convierte en el sistema estelar vecino más cercano. Posee tres estrellas: Centauri A, Centauri B y Proxima Centauri. El año pasado se descubrió un planeta del tipo Tierra en órbita alrededor de Proxima Centauri.

Con datos espectrográficos nuevos, los investigadores se preguntaron: “Si hubiese un planeta rocoso, pequeño, en la zona habitable, ¿lo habríamos podido detectar?” A menudo la respuesta que encontraron fue “no”. Zhao determinó que para Alpha Centauri A todavía podría haber planetas en órbita de menos de 50 veces la masa de la Tierra. Para Alpha Centauri B podría haber planetas de menos de 8 veces la masa de la Tierra y en el caso de Proxima Centauri, podría haber planetas en órbita de menos de la mitad de la masa terrestre.

[Fuente]

¿Un gigante gaseoso en TRAPPIST-1?

¿Podrían los planetas terrestres de TRAPPIST-1 tener un hermano gigante de gas?

por Amelia Ortiz · Publicada 18 septiembre, 2017 ·
18/9/2017 de Carnegie / The Astronomical Journal

Ilustración de artista del sistema planetario de TRAPPIST-1. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Un nuevo trabajo de un equipo de científicos de Carnegie investiga la posibilidad de que puedan potencialmente existir planetas gigantes de gas en órbita alrededor de TRAPPIST-1 a distancias mayores que las de los otros siete planetas conocidos de la estrella. Si se encontraran planetas gigantes de gas en las afueras de este sistema, ello podría ayudar a los científicos a entender cómo se formaron los gigantes de gas de nuestro Sistema Solar, Júpiter y Saturno.

TRAPPIST-1 es una estrella ultrafría en la constelación de Acuario, que tiene en órbita siete planetas del tamaño de la Tierra, tres de ellos en la llamada zona habitable, la distancia a la estrella en la que es más probable encontrar agua líquida. Pero es posible que, como ocurre en nuestro Sistema Solar, TRAPPIST-1 tenga también en órbita planetas gigantes de gas a distancias mucho mayores que los planetas que ya conocemos.

“Varios sistemas estelares que incluyen planetas del tamaño de la Tierra y supertierras albergan también por lo menos un gigante de gas”, explica Alan Boss (Carnegie Institution for Science). “Así que preguntarnos si estos siete planetas tienen hermanos de gas gigantes con órbitas de periodos más largos es una cuestión importante”.

Utilizando el telescopio du Pont del Observatorio de Las Campanas (Chile) los investigadores determinaron los límites superiores para la masa de posibles planetas gigantes de gas en el sistema de TRAPPIST-1. Descubrieron que no existen planetas de más de 4.6 veces la masa Júpiter en órbita alrededor de la estrella con periodo de 1 año, y que no hay planetas de más de 1.6 veces la masa de Júpiter con periodos de 5 años. “Pero todavía hay mucho espacio que estudiar entre los periodos largos de este estudio y las órbitas muy cortas de los siete planetas conocidos de TRAPPIST-1”, añade Boss.

[Fuente]

Presencia de agua

Primeros indicios de la posible presencia de agua en los planetas de TRAPPIST-1

por Amelia Ortiz · Publicada 12 septiembre, 2017 ·
12/9/2017 de Hubble ESA

Esta ilustración de artista muestra las vistas desde la superficie de uno de los planetas del sistema de TRAPPIST-1. Crédito: ESO/N. Bartmann/spaceengine.org

Un equipo internacional de astrónomos ha empleado el telescopio espacial Hubble de NASA/ESA para estudiar si podría haber agua en los siete planetas del tamaño de la Tierra que se encuentran en órbita alrededor de la estrella enana cercana TRAPPIST-1. Los resultados sugieren que los planetas exteriores del sistema podrían albergar todavía cantidades sustanciales de agua. Esto incluye a los tres planetas situados dentro de la zona habitable de la estrella, lo que proporciona más peso a la posibilidad de que puedan ser realmente habitables.

El 22 de febrero de 2017 se anunció el descubrimiento de siete planetas del tamaño de la Tierra en órbita alrededor de la estrella enana TRAPPIST-1, a 40 años-luz de distancia. Posteriormente un equipo internacional de astrónomos dirigido por el suizo Vincent Bourrier (Observatorio de la Universidad de Ginebra) empleó el espectrógrafo STIS del telescopio espacial Hubble de NASA/ESA para estudiar la cantidad de radiación ultravioleta recibida por los planetas individuales del sistema. “Igual que en nuestra atmósfera, en la que la luz solar ultravioleta rompe las moléculas, la luz estelar ultravioleta puede romper en hidrógeno y oxígeno el vapor de agua de las atmósferas de los exoplanetas”, explica Bourrier.

Como es muy ligero, el gas hidrógeno puede escapar de las atmósferas y ser detectado alrededor de los exoplanetas con el Hubble, actuando como un posible indicador del vapor de agua atmosférico. La cantidad observada de radiación ultravioleta emitida por TRAPPIST-1 sugiere de hecho que los planetas podrían haber perdido cantidades enromes de agua en el transcurso de su historia.

Los planetas interiores podrían haber perdido más de 20 veces el equivalente al agua de los océanos de la Tierra durante los últimos 8 mil millones de años. Sin embargo, los planetas exteriores del sistema – incluyendo los planetas e, f y g, situados en la zona de habitabilidad – deberían de haber perdido mucha menos agua, sugiriendo que podrían haber retenido parte en sus superficies. Los ritmos de pérdida de agua calculados y los ritmos de emisiones geofísicas de agua también apoyan la idea de que los planetas más exteriores, más masivos, retienen su agua. Sin embargo, los datos y telescopios disponibles actualmente no permiten alcanzar una conclusión final y habrá que esperar al próximo telescopio espacial James Webb para tener una respuesta concluyente.

[Fuente]

Un Exo-Venus

Un exo-Venus en el vecindario local

por Amelia Ortiz · Publicada 5 mayo, 2017 ·
5/5/2017 de AAS NOVA / The Astronomical Journal


Ilustración de artista de un exoplaneta similar a Venus, en órbita cerca de su estrella. Crédito: CfA / Dana Berry.

La Tierra es un gran lugar donde vivir, y Venus no lo es en absoluto. Ambos tienen masas y densidades  similares. Así que, ¿por qué uno evolucionó para mantener vida y el otro se convirtió en un horno inhóspito y estéril? Ésta es una pregunta que podríamos ser capaces de responder si pudiésemos conseguir observaciones de otros planetas parecidos a Venus y la Tierra. El descubrimiento reciente de un exo-Venus en nuestro vecindario solar podría suponer un paso adelante hacia este objetivo.

Un equipo de científicos dirigido por Isabel Angelo (SETI Institute, NASA Ames Research Center, y UC Berkeley) ha anunciado el descubrimiento de Kepler-1649b, un exoplaneta que transita por delante de una estrella situada a solo 210 años-luz de distancia. Kepler-1649b es único en el sentido de que siendo aproximadamente del mismo tamaño que la Tierra y Venus también recibe una cantidad de luz estelar parecida a la que llega a Venus.

Angelo y sus colaboradores realizaron una serie de observaciones de seguimiento después del descubrimiento con Kepler del planeta, para verificar su naturaleza y conocer sus propiedades. Descubrieron que Kepler-1649b tiene un radio que es 1.08 veces el de la Tierra y recibe un flujo incidente de radiación solar que es 2.3 veces el de la Tierra, y muy parecido al flujo incidente que recibe Venus. Kepler-1649b está alrededor de una estrella que sólo tiene un cuarto del radio de nuestro Sol, y se encuentra en órbita mucho más cerca de su estrella, rodeándola una vez cada 8.7 días.

Sin embargo, hay varios factores que lo diferencian de Venus. Kepler-1649b sufre los efectos de la variabilidad de su estrella, una enana de tipo M típicamente más activa magnéticamente que nuestro Sol. Además recibe radiación de menor energía debido a que su estrella, más fría que el Sol, emite radiación a frecuencias menores que el Sol. Además puede estar sujeto a fuertes efectos de marea producidos por la estrella al tener una órbita tan cercana a ella, que influirán a su vez en la existencia de estaciones y en la actividad geológica del planeta.

[Fuente Noticia]

Señales de aire exoplanetario

eñales de aire alienígena anuncian una nueva era de descubrimientos en exoplanetas
24/1/2017 de Scientific American / The Astrophysical Journal

This artist's rendition shows the Earth-mass planet GJ 1132b circling its parent star. New observations suggest the planet's thick atmosphere may harbor water or methane. Credit: Dana Berry / Skyworks Digital / CfA

 

Esta ilustración de artista muestra el planeta GJ 1132b, de masa similar a la de la Tierra, alrededor de su estrella progenitora. Observaciones nuevas sugieren que esta gruesa atmósfera podría albergar agua o metano. Crédito: Dana Berry / Skyworks Digital / CfA.

 

Para los astrónomos que buscan gemelas de la Tierra alrededor de otras estrellas, el exoplaneta GJ 1132 b probablemente no sea un hermano idéntico, pero podría ser el primo más cercano encontrado hasta ahora. Pesa poco más de una masa de la Tierra, pero rodea a su estrella en una órbita ‘caliente’ que podría hacerlo más parecido a Venus que a nuestro propio planeta. Además, su diámetro es casi un 50 por ciento mayor que el de la Tierra, lo que sugiere que posee una atmósfera gruesa. Ahora, después de realizar el estudio más detallado de GJ 1132b, una colaboración europea ha confirmado la presencia de esta atmósfera, descubriendo indicios de que podría contener agua y metano.

Aunque los astrónomos detectaron la primera atmósfera de un exoplaneta hace más de 15 años, sólo han conseguido observar un puñado de ellas desde entonces, sobre todo en mundos muy calientes como Júpiter o incluso mayores. Con su primer vistazo del aire de GJ 1132b, los astrónomos están ahora cruzando una nueva frontera al examinar las atmósferas de mundos más pequeños y parecidos a la Tierra.

“Hemos demostrado que un planeta de la masa de la Tierra es capaz de mantener una atmósfera gruesa”, comenta John Southworth (Universidad de Keele, UK). “Este es un paso en el camino para averiguar si un planeta podría albergar vida”.

Utilizando el telescopio de 2.2 m MPG/ESO del Observatorio Astronómico Austral en Chile, los investigadores observaron nueve tránsitos (pasos del planeta por delante de la estrella) en un amplio rango de longitudes de onda, desde el óptico al infrarrojo cercano. Las medidas les permitieron obtener un espectro, que indica la cantidad de luz a cada longitud de onda. Sus resultados muestran absorción extra a ciertas longitudes de onda, indicando la posibilidad de agua y/o metano en la atmósfera en una proporción aproximadamente igual a la encontrada en el aire de la Tierra.

[Noticia completa]

Actualización Martes 24 de Enero de 2017:  http://observatori.uv.es/index.php?option=com_content&view=article&id=8100%3Asenales-de-aire-alienigena-anuncian-una-nueva-era-de-descubrimientos-en-exoplanetas&catid=52%3Anoticosmos&Itemid=74&lang=es

Celebramos el 58° Aniversario

LIADA
Liga Iberoamericana de Astronomía
Fundada el 18 de Octubre de 1958
“…Semper observandum…”

58° Aniversario
1958 – 2016