Esta Sección de la Liga Iberoamericana de Astronomía tiene como objetivo fundamental: La divulgación de la Ciencia orientada a los Exoplanetas o planetas extrasolares. Vincular y organizar a los Observadores con este interés en particular. La difusión de las nuevas técnicas empleadas por los aficionados para la detección de Exoplanetas. El colectar los reportes de Observadores para futuros proyectos de investigación en colaboración con profesionales.

Archivo de Autor

Búsqueda de discos de escombros

Cazadores de exoplanetas gigantes: busquen discos de escombros

por Amelia Ortiz · Publicada 16 octubre, 2017 ·
16/10/2017 de JPL / The Astronomical Journal

Esta ilustración de artista muestra un gran exoplaneta haciendo que otros cuerpos más pequeños choquen entre sí en un disco de polvo. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

No existe un mapa que muestre todos los miles de millones de exoplanetas que se esconden en nuestra galaxia: se hallan tan lejos y son tan débiles comparados con sus estrellas que es difícil encontrarlos. Ahora los astrónomos que buscan mundos nuevos han determinado una posible indicación de exoplanetas gigantes.

Un nuevo estudio ha descubierto que los exoplanetas gigantes que se encuentran en órbita lejos de sus estrellas es más probable que se encuentren alrededor de estrellas jóvenes que tienen un disco de polvo y escombros que de aquellas sin discos. El estudio se ha centrado en planetas de más de cinco veces la masa de Júpiter. Este estudio es el mayor hasta la fecha de estrellas con discos polvorientos de escombros y es el que ha encontrado mejores indicios de que los planetas gigantes son los responsables de mantener ese material bajo control.

“Nuestra investigación es importante para cómo las misiones futuras planificarán que estrellas observar”, explica Tiffany Meshkat, (IPAC/Caltech). “Muchos de los planetas que han sido encontrados por imagen directa han sido sistemas que tenían discos de escombros y ahora sabemos que el polvo podría ser un indicador de mundos por descubrir”.

La investigación no aclara de forma directa por qué los exoplanetas gigantes provocan la formación de discos de escombros. Los autores del estudio sugieren que la gravedad masiva de los planetas gigantes hace que los cuerpos pequeños llamados planetesimales choquen violentamente en lugar de originar planetas y permanezcan en órbita formando parte del disco.

[Fuente]

Anuncios

¿Están solos los Júpiteres calientes?

¿Por qué están tan solos los júpiteres calientes?

por Amelia Ortiz · Publicada 16 octubre, 2017 ·
16/10/2017 de AAS NOVA / The Astronomical Journal

Ilustración de artista de un júpiter caliente en órbita cerca de su estrella. Un estudio nuevo explica por qué estos planetas están tan solos. Crédito: NASA, ESA, and G. Bacon (STScI).

Los planetas similares a Júpiter con órbitas ardientemente cercanas a su estrella son generalmente inhóspitos, careciendo de planetas cercanos que transiten junto a ellos. Los planetas gigantes con órbitas algo más exteriores, por otro lado, a menudo poseen por lo menos un compañero. Un nuevo estudio examina las causas de la soledad de los júpiteres calientes.

Casi la mitad de los júpiteres templados (planetas similares a Júpiter con periodos orbitales de entre 10 y 30 días) parecen tener compañeros cercanos que transitan con ellos. Por el contrario, casi ningún júpiter caliente (planetas como Júpiter con periodos orbitales de menos de 10 días) poseen tales compañeros. Aunque los modelos tradicionales sostienen que los dos tipos de planetas se forman a través de caminos distintos (los júpiteres templados se habrían formado donde están o habrían migrado hacia el interior muy pronto y suavemente mientras que los calientes habrían migrado hacia el interior tarde y violentamente, perdiendo sus compañeros en el proceso) un nuevo estudio pone en duda este escenario.

Christopher Spalding y Konstantin Batygin, del Instituto de Tecnología de California, proponen que ambos tipos de planetas se forman de manera idéntica. La aparente soledad de un júpiter caliente se debe a las interacciones con su estrella con el paso del tiempo.

Los autores demuestran que debido a la proximidad de los júpiteres calientes a sus estrellas, estos gigantes acaban encontrando una resonancia con el momento cuadrupolar de la estrella, que aparece porque las estrellas en rotación no son perfectamente esféricas. Esta resonancia inclina las órbitas de los compañeros de menor masa del Júpiter caliente, haciendo que estos compañeros sean indetectables en estudios de tránsitos. Los júpiteres templados, por otro lado, se encuentran situados suficientemente lejos de sus estrellas como para evitar los efectos de esta resonancia, lo que les permite mantener a sus compañeros en el mismo plano.

[Fuente]

Disco circunestelar

Encuentran una posible solución a cómo se forman los planetas

por Amelia Ortiz · Publicada 16 octubre, 2017 ·
16/10/2017 de University of Exeter / Astrophysical Journal Letters

V1247 Orionis, una estrella caliente rodeada por un anillo de gas y polvo llamado disco circunestelar.

Un nuevo estudio realizado por un equipo internacional de científicos, dirigido por Stefan Klaus (Universidad de Exeter) ha conseguido un nuevo avance fascinante en una de las teorías más respetadas sobre cómo se forman los planetas. Han encontrado una solución a la predicción de que las partículas de polvo deberían de ir a la deriva hacia la estrella central y ser destruidas antes de tener tiempo para agruparse y formar planetesimales.

Las estrellas jóvenes empiezan con un disco masivo de gas y polvo que con paso del tiempo, piensan los astrónomos, o bien se dispersa o se aglutina creando planetas y asteroides. Sin embargo, los científicos todavía están buscando una descripción completa de cómo estas formaciones iniciales se juntan para formar objetos del tamaño de asteroides (planetesimales). Una razón es que el arrastre en el disco producido por el gas de los alrededores hace que los granos se muevan hacia el interior acercándose a la estrella, que a su vez puede vaciar el disco rápidamente en un proceso conocido como “deriva radial”.

En el estudio nuevo, los investigadores utilizaron potentes telescopios para examinar la estrella V1247 Orionis, una joven estrella caliente rodeada por un dinámico anillo de gas y de polvo. Los investigadores obtuvieron una imagen detallada de la estrella y el polvo del disco que la rodea en el que distinguieron dos partes: un anillo central de materia claramente definido y una estructura con forma de creciente, más delicada, situada a mayor distancia.

La región entre el anillo y el creciente, visible como una banda oscura, se piensa que es causada por un joven planeta que esculpe su camino a través del disco, creando áreas de alta presión a ambos lados de su trayectoria donde quedarían atrapadas las partículas de polvo durante millones de años, ofreciéndoles el tiempo y el espacio suficientes para agruparse y crecer, formando planetesimales.

[Fuente]

Los rayos X son reveladores

Los rayos X revelan el temperamento de posibles estrellas con planetas

por Amelia Ortiz · Publicada 26 septiembre, 2017 ·

26/9/2017 de Chandra / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Esta ilustración de artista muestra una estrella relativamente tranquila, similar al Sol, con un planeta en órbita a su alrededor. La gran zona oscura es un “agujero de la corona” un fenómeno asociado con niveles bajos de la actividad magnética. El recuadro muestra los datos de Chandra de uno de los objetos observados, una estrella de 2 mil millones de años de edad llamada GJ 176, situada a 30 años-luz de la Tierra.

Un nuevo estudio, basado en datos tomados por el observatorio de rayos X Chandra de NASA y el XMM-Newton de ESA, sugiere que los rayos X emitidos por la estrella de un planeta proporcionan pistas fundamentales para decidir lo habitable que podría ser un sistema estelar. Un equipo de investigadores observó 24 estrellas parecidas al Sol, cada una de por lo menos 1000 millones de años de edad, y cómo cambiaba con el tiempo su brillo en rayos X.

Dado que los rayos X reflejan la actividad magnética, las observaciones en rayos X pueden dar información a los astrónomos sobre el ambiente de alta energía alrededor de la estrella. En el nuevo estudio quedó manifiesto que las estrellas como el Sol y sus parientes menos masivas se calman sorprendentemente rápido después de una juventud convulsa.

Para conocer lo rápido que cambian los niveles de actividad magnética estelar con el paso del tiempo, los astrónomos necesitan determinar con precisión las edades de muchas estrellas diferentes. Esta es una tarea difícil, pero en este caso se utilizaron estimaciones nuevas precisas recientemente obtenidas a partir de estudios sobre cómo pulsan las estrellas en datos de las misiones Kepler de NASA y CoRoT de ESA. Dichas estimaciones fueron utilizadas para la mayoría de las 24 estrellas estudiadas en este caso.

Los astrónomos han observado que la mayoría de las estrellas son muy activas magnéticamente cuando son jóvenes, ya que las estrellas giran rápidamente. A medida que la estrella que rota pierde energía con el paso del tiempo, el giro se hace más lento y el nivel de actividad magnética, junto con la emisión de rayos X asociada, cae.

[Fuente]

¿Podrá ser visto nuestro tránsito solar?

¿Estamos siendo vigilados? Decenas de mundos podrían ver la Tierra

por Amelia Ortiz · Publicada 25 septiembre, 2017 ·

25/9/2017 de Royal Astronomical Society / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Imagen que muestra desde dónde podrían observase tránsitos de los planetas de nuestro Sistema Solar. Cada línea representa uno de los planetas que pueden verse en tránsito, la línea azul representando la Tierra; un observador situado ahí podría detectarnos. Crédito: 2MASS / A. Mellinger / R. Wells.

Un equipo de científicos de la Universidad Queen’s de Belfast y del Instituto Max Planck de Investigación sobre el Sistema Solar ha invertido los términos de la caza de exoplanetas en un estudio que explora cómo un observador alienígena podría ver la Tierra utilizando nuestros métodos. Han descubierto que al menos nueve exoplanetas se encuentran en posiciones ideales para observar tránsitos de la Tierra.

La mayoría de los exoplanetas que han sido descubiertos hasta ahora por los astrónomos cruzan por delante de sus estrellas, un fenómeno llamado tránsito. Esto permite observar pequeñas caídas en la luz de la estrella a intervalos de tiempo regulares, cada vez que el planeta se interpone entre nosotros y la estrella.

En el nuevo estudio los autores invierten este concepto y preguntan “¿Cómo observaría un alienígena el Sistema Solar?” Así han identificado partes del cielo desde donde podrían verse varios planetas de nuestro Sistema Solar pasando por delante del Sol (las llamadas zonas de tránsito) concluyendo que los planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) son de hecho mucho más fáciles de ver que los planetas ‘jovianos’ más lejanos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), a pesar de su tamaño mucho mayor.

Katja Poppenhaeger explica: “Estimamos que un observador situado en una posición aleatoria tendría aproximadamente 1 oportunidad sobre 40 de observar por lo menos un planeta [de nuestro Sistema Solar]. La probabilidad de detectar al menos dos planetas sería 10 veces menos y la de detectar tres, otras diez veces menos”. De entre los miles de exoplanetas conocidos, los investigadores identificaron 68 mundos desde los cuales un observador podría ver uno o más de los planetas de nuestro Sistema Solar transitando delante del Sol. Nueve de esos planetas están situados en posiciones ideales para observar tránsitos de la Tierra, aunque ningún de ellos se considera habitable.

[Fuente]

La importancia de las exoatmósferas

El tamaño importa en la detección de atmósferas de exoplanetas

por Amelia Ortiz · Publicada 20 septiembre, 2017 ·
20/9/2017 de Europlanet

Montaje de ilustraciones de distintos sistemas de exoplanetas. Crédito: Alexaldo.

El análisis conjunto de 30 exoplanetas en órbita alrededor de estrellas lejanas sugiere que es el tamaño y no la masa el factor clave para que pueda detectarse la atmósfera de un planeta. El estudio más amplio de exoplanetas hasta la fecha ha detectado con éxito atmósferas alrededor de 16 jupiteres calientes, encontrando vapor de agua en todos los casos.

El trabajo del equipo de investigadores europeos, dirigidos por University College London, tiene consecuencias importantes para la comparación y clasificación de distintos planetas. “Hasta ahora han sido descubiertos más de 3000 exoplanetas pero hasta ahora hemos estudiado sus atmósferas principalmente de modo individual, una a una. Nosotros hemos desarrollado herramientas para evaluar la importancia de las detecciones atmosféricas en catálogos de exoplanetas”, comenta Angelos Tsiaras. “Este tipo de estudio es esencial para comprender la población global y las clasificaciones potenciales de estos mundos extraños”.

Los investigadores utilizaron datos de archivo de la cámara WFC3 del telescopio espacial Hubble para recopilar los perfiles espectrales de 30 exoplanetas y analizarlos buscando las huellas características de los gases que pudieran estar presentes. La mitad de ellos tenían atmósferas fuertemente detectables.

Los resultados sugieren que aunque es más probable detectar atmósferas alrededor de planetas con un radio grande, la masa del planeta no parece ser un factor importante. Esto indica que la atracción gravitatoria de un planeta sólo tiene un efecto menor en su evolución atmosférica. La mayoría de las atmósferas detectadas muestra indicios de nubes, aunque los dos planetas más calientes, con temperaturas superiores a los 1700 ºC, parecen tener cielos despejados, al menos a grandes alturas.

[Fuente]

¿Un gigante gaseoso en TRAPPIST-1?

¿Podrían los planetas terrestres de TRAPPIST-1 tener un hermano gigante de gas?

por Amelia Ortiz · Publicada 18 septiembre, 2017 ·
18/9/2017 de Carnegie / The Astronomical Journal

Ilustración de artista del sistema planetario de TRAPPIST-1. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Un nuevo trabajo de un equipo de científicos de Carnegie investiga la posibilidad de que puedan potencialmente existir planetas gigantes de gas en órbita alrededor de TRAPPIST-1 a distancias mayores que las de los otros siete planetas conocidos de la estrella. Si se encontraran planetas gigantes de gas en las afueras de este sistema, ello podría ayudar a los científicos a entender cómo se formaron los gigantes de gas de nuestro Sistema Solar, Júpiter y Saturno.

TRAPPIST-1 es una estrella ultrafría en la constelación de Acuario, que tiene en órbita siete planetas del tamaño de la Tierra, tres de ellos en la llamada zona habitable, la distancia a la estrella en la que es más probable encontrar agua líquida. Pero es posible que, como ocurre en nuestro Sistema Solar, TRAPPIST-1 tenga también en órbita planetas gigantes de gas a distancias mucho mayores que los planetas que ya conocemos.

“Varios sistemas estelares que incluyen planetas del tamaño de la Tierra y supertierras albergan también por lo menos un gigante de gas”, explica Alan Boss (Carnegie Institution for Science). “Así que preguntarnos si estos siete planetas tienen hermanos de gas gigantes con órbitas de periodos más largos es una cuestión importante”.

Utilizando el telescopio du Pont del Observatorio de Las Campanas (Chile) los investigadores determinaron los límites superiores para la masa de posibles planetas gigantes de gas en el sistema de TRAPPIST-1. Descubrieron que no existen planetas de más de 4.6 veces la masa Júpiter en órbita alrededor de la estrella con periodo de 1 año, y que no hay planetas de más de 1.6 veces la masa de Júpiter con periodos de 5 años. “Pero todavía hay mucho espacio que estudiar entre los periodos largos de este estudio y las órbitas muy cortas de los siete planetas conocidos de TRAPPIST-1”, añade Boss.

[Fuente]